ATENCIÓN - Mostrar respeto al escuchar lo que otros dicen

¿Alguna vez has visto un animal "levantar" sus orejas? Un ciervo puede estar pastando en un campo cuando de repente levanta la cabeza y levanta las orejas. Él escuchará atentamente porque siente peligro. Él presta toda su atención al ruido que ha escuchado para ver si debe correr o no.

Tu perro podría hacer lo mismo. Puede mover la cabeza hacia un lado, levantar las orejas y prestar toda su atención a lo que sea que escucha. Después de un tiempo, podría volver a bajar la cabeza o podría comenzar a ladrar ante lo que cree que es un problema.

Tú y yo también deberíamos estar atentos. Muchas veces podemos soñar despiertos en clase y pierdes lo que dice nuestro maestro. Luego, cuando vamos a hacer una prueba, no lo hacemos bien porque no estábamos prestando atención. Otras veces, nuestra mamá o papá pueden decirnos lo que quieren que se haga, pero solo los escuchamos a medias y luego fallamos en la tarea. A veces no prestar atención puede hacernos daño. Si estamos cruzando una calle occupada y no estamos atentos, podríamos ser atropellados por un automóvil.

¿Alguna vez has estado hablando con una persona y no te están prestando atención? Siguen mirando lejos de ti o mirando su teléfono. Podrían decir "sí" o "correcto" de vez en cuando, pero sabes que no están escuchando. ¿Cómo te hace sentir eso? Puedes estar enojado con ellos por ser groseros o puedes sentirte frustrado porque sientes que no eres importante para ellos, ya que ni siquiera pueden darte unos minutos de su tiempo.

Me pregunto si Dios alguna vez se siente así cuando no lo escuchamos. Dios quiere que lo conozcamos, así que nos habla a través de Su Palabra, la Biblia. Lamentablemente, muchas personas no le prestan ninguna atención. Simplemente siguen viviendo como quieren y no escuchan al Dios que los creó.

Jesús contó una historia sobre un granjero que salió a plantar sus campos. Cuando echo su semilla, aterrizó en diferentes lugares en el suelo.

La primer semilla aterrizó en tierra empacada. Las semillas se quedaron encima del suelo duro y nunca crecieron. En cambio, algunas aves vinieron y se comieron estas semillas.

Otras semillas cayeron en suelo rocoso. Echó raíces y creció por un corto tiempo. Pero a medida que estas plantas crecieron, sus pequeñas raíces golpearon contra rocas y no pudieron crecer más ni obtener suficiente agua. Sin el agua que necesitaban, estas pequeñas plantas se secaron y murieron bajo el sol abrasador.

Parte de la semilla echó raíces y comenzó a crecer bien. A medida que estas plantas crecieron, pronto fueron rodeadas de hierbas malas. Estas malas hierbas tomaron todo el alimento del suelo, por eso las plantas eran muy débiles. Las plantas débiles continuaron creciendo un poco pero no producieron ningúna fruta.

Afortunadamente, algunas de las semillas cayeron en buen terreno. Estas plantas crecieron y crecieron y crecieron. Estas plantas se hicieron fuertes y dieron fruta. Algunas de estas plantas dieron 30, 60 o 100 veces más de lo que el agricultor había plantado. ¡El granjero estaba muy feliz de ver tal crecimiento!

La historia que Jesús contó es realmente sobre personas reales y cómo escuchan Su Palabra (la Biblia). La semilla en la historia representa la Palabra de Dios.

El suelo duro representa a aquellas personas que ni siquiera escuchan la Palabra de Dios cuando se comparte. No están prestando atención cuando el predicador, maestro o padre les cuenta las buenas noticias sobre Jesús. Echan de menos cualquier beneficio de cultivar o producir fruta. Jesús dijo que los pájaros representan a Satanás, que distrae a las personas para que no escuchen las buenas noticias de la Biblia.

El suelo rocoso representa a aquellos que inicialmente escuchan la Biblia y le prestan atención a Dios. Pero cuando surgen problemas o las personas se burlan de ellos por pensar en Dios, se dan por vencidos y dejan de pensar en Él.

El suelo de hierbas malas representa a las personas que escuchan la Biblia y reciben a Jesús como su Salvador del pecado, pero después de un tiempo se ocupan de la vida y ignoran la Palabra de Dios. No leen sus Biblias ni asisten mucho a la iglesia, por lo que la Palabra de Dios tiene poco efecto en ellos. Aunque tienen a Jesús como su Salvador, viven de la forma que desean y ignoran a Dios que les habla. Se pierden los beneficios de crecer en Jesús y hacer grandes cosas para Dios.

La buena tierra representa a los que REALMENTE escuchan a Dios. Reciben con gusto a Jesús como su Salvador y deciden seguirlo con todo su corazón ... nunca renuncian a vivir para Dios y no ignoran su Palabra. Estas personas son como el ciervo o el perro al comienzo de esta lección porque están atentos ... escuchan la dirección de Dios y luego responden ansiosamente a hacer lo que Dios les pide que hagan. Dios dice que aquellos que hagan esto tendrán mucho que mostrar por sus acciones y recibirán recompensa en el cielo.

¿Sabía que USTED puede ser como esta buena tierra que cultivó las plantas saludables ... USTED puede estar atento y escuchar a Dios? TÚ puedes fortalecerte en Jesús en leer tu Biblia y orar todos los días. Conocer la Palabra de Dios te hace estar atento a lo que sucede a tu alrededor y ser capaz de hacer lo que dice el Salmo 119: 11 ... La Palabra de Dios he escondido en mi corazón, para que no pueda pecar contra Él.

No permitas que las muchas voces en este mundo tomen el lugar de la voz de Dios ... cosas como amigos, música, internet, videos, juegos, etc. En cambio, estes atento a Dios. Pasa tiempo a solas con Él cada día. Obsérvate crecer.

Aquí hay tres consejos para ayudarte a estar más atento mientras pases tiempo con Dios todos los días:

  • Primeramente Orar. Pídale a Dios que te muestre algo de Su Palabra, la Biblia.

  • Leer la Biblia cuidadosamente y busca algo importante que debes saber sobre Dios, algo que debes hacer por Dios y algo que debes hacer para evitar hacer algo malo (pecar)..

  • Memorice los versículos bíblicos de lo que lee todos los días o de la lista de versículos que se encontrará en el sitio web de Shepherd’s Place. Aprender versos es muy importante y útil.